San Pedro

La Plaza de San Pedro es la tarjeta de presentación de un área que te dejará sin aliento. La majestuosa construcción de la Basílica de San Pedro en el Vaticano se caracteriza por las columnatas barrocas laterales semicirculares, diseñadas por Gian Lorenzo Bernini, que parecen envolver en un gran abrazo a los visitantes que llegan del mundo entero. En un lado de la columnata se encuentran las oficinas de seguridad para la entrada a San Pedro, y en el otro, la oficina de correos del Vaticano que, siendo un estado autónomo, cuenta con sus propias monedas y sus propios sellos.

La Basílica se erige exactamente en la tumba del apóstol Pedro, que en año 60 d.C. fue crucificado. Durante el reinado de Constantino, cuando la religión cristiana fue reconocida como religión oficial del Imperio, se dio inicio a los trabajos, que duraron 11 años, para la realización de la obra.

Solo en 1506, el papa Julio II decidió construir una nueva catedral, y encargó su realización a Bramante. La antigua Basílica se destruyó, y se necesitaron 100 años para la conclusión de las obras de aquella que, en las intenciones del pontífice, debía ser la catedral más grande del cristianismo.

En la actualidad, la de San Pedro es una catedral de 130 metros de altura y 190 de longitud, que contiene algunas de las obras más famosas del mundo, como la Piedad de Miguel Ángel y el Baldaquino de Bernini.

Aquí se reúnen los fieles del mundo entero para el Ángelus y la misa del pontífice, pero también para los velorios y funerales de los papas así como para las elecciones de los mismos.

Algunos datos útiles:
El Castillo de Sant’Angelo abre todos los días, de las 7.00 a las 18.30 (y durante la temporada de verano hasta las 19.00).

¿Es necesario reservar?
No. La entrada es gratuita y para recorrerlo se necesita por lo menos un par de horas.

¿Cuánto cuesta?
La entrada a la Basílica es gratuita. Se pueden subir a pie los 231 peldaños que conducen hasta el techo de la Basílica de San Pedro, o subir en ascensor. La entrada con subida por las escaleras costa 8 euros, y con ascensor, 10.

Castillo de Sant’Angelo y Passetto

Si te encuentras en Roma, en la zona Lungotevere Castello, no puedes perderte un recorrido hacia el estupendo Puente Sant’Angelo para visitar el famoso Mausoleo de Adriano, más conocido, no solo por los romanos, como Castillo de Sant’Angelo.
Darse un paseo por los pasillos de las 7 plantas del castillo, quiere decir emprender un viaje a lo largo de más de 2000 años de historia. Desde la antigua Roma (125 d.C.), cuando el Castillo de Sant’Angelo era el mausoleo del emperador Adriano, pasando por el uso medieval como fuerte de defensa de la ciudad contra los ataques externos, los suntuosos apartamentos papales del Renacimiento, hasta llegar al museo del día de hoy.

No hace muchos años que ha vuelto a ser posible recorrer el «Passetto di Borgo«, la célebre pasarela que une el castillo a Ciudad del Vaticano, utilizada a lo largo de los siglos para facilitar el paso de los pontífices hacia sus apartamentos privados, pero sobre todo para garantizar una vía de escape en caso de peligro.
Junto al Passetto, se pueden visitar las cárceles antiguas, le Aceiteras, áreas destinadas antaño como depósitos de alimentos, la corte de León X, el local llamado ‘del Forno’ y la diminuta sala de Clemente VII, célebre entre otras cosas por los frescos del taller de Rafael Sanzio.

¿Una pequeña joya?
Desde julio de 2014 la entrada es gratuita el primer domingo del mes.

Algunos datos útiles: El Castillo de Sant’Angelo abre todos los días, de las 9.00 a las 19.30.

¿Es necesario reservar?
Depende. Cuesta 1 euro y se recomienda en el caso de los grupos de más de 20 personas y de las escuelas; mientras que no es necesaria para los visitantes individuales.

¿Cuánto cuesta?
Precio entero: 14 euros
Reducido (de 18 a 25 años): 7 euros.

Museos Vaticanos y Capilla Sixtina

La Capilla Sixtina es considerada universalmente el corazón de los Palacios Apostólicos, una de las obras pictóricas más extraordinarias jamás concebidas por el hombre, y quizá el ápice de la producción artística del mundo occidental.
La sala en la que el Espíritu Santo sugiere al Cónclave el nombre de cada pontífice, deja sin aliento, no solo gracias a las paredes de fondo, el Juicio Universal, obra del genio de Miguel Ángel, sino también a los demás «cuadros» que llevan la firma en los otros tres lados de Botticelli, Perugino y Ghirlandaio. Es el corazón pulsante de la iglesia católica apostólica romana, un auténtico santuario que todo ser humano debería visitar por lo menos una vez en la vida. La Capilla Sixtina forma parte de un recorrido ideal que incluye también los Jardines y los Museos Vaticanos; estos últimos representan además una etapa obligatoria para todos los turistas que visitan la Ciudad Eterna.

Aquí se conserva una de las colecciones artísticas más extraordinarias del mundo; un conjunto de obras incomparables, coleccionadas por los papas a lo largo de los siglos (basta con pensar que el valor total de las obras está alrededor de los 15 000 millones de euros). Las obras de arte y las esculturas se exhiben en una superficie de más de 14 kilómetros, en un recorrido que atraviesa distintos períodos históricos que van delantiguo Egipto al siglo XX. Sumérgete en la belleza atemporal de las obras de los maestros del Renacimiento: las obras maestras de Rafael en las salas que llevan su nombre y que constituían la entrada al apartamento papal, y las de Miguel Ángel en las demás salas. No te pierdas los retratos de los pontífices del pasado, la Sala Redonda y la impresionante Galería de las Estatuas.

¿Una pequeña joya?
haz clic para descubrir todos los datos que necesitas para organizar la visita desde tu casa y evitar así las largas filas de las taquillas y poder disfrutar por más tiempo de los magníficos museos.

Los Museos del Vaticano (y la Capilla Sixtina) están abiertos de lunes a sábado de las 9.00 a las 18.00 (pero atención: no se puede entrar después de las 16.00), y están cerrados todos los domingos salvo el último del mes (con entrada gratuita de las 9.00 a las 12.30 y cierre a las 14.00).

¿Es necesario reservar?
Sí; puedes hacerlo en http://www.museivaticani.va, a menos que quieras hacer la fila más larga de tu vida.

¿Cuánto cuesta?
Precio entero: 17 euros
Reducido (de 18 a 25 años): 8 euros.